Investigadores de Michigan Estudiarán los Niveles Sanguíneos de Cadenas Ligeras de Neurofilamentos como Predictores de Esclerosis Múltiple

Según una publicación de BioSpace, los investigadores del Memorial Healthcare Institute for Neurosciences and Multiple Sclerosis de Michigan están aprovechando al máximo los recientes avances tecnológicos en las pruebas de la cadena ligera de neurofilamentos al evaluar el proceso de detección de esclerosis múltiple.

Las «cadenas ligeras de neurofilamentos» (NfL) son proteínas estructurales que se encuentran en concentraciones particularmente altas en los axones de las células nerviosas. Los NfL proporcionan estructura y soporte al resto de las células nerviosas.

Sobre la Esclerosis Múltiple

La esclerosis múltiple (EM) es un trastorno autoinmune caracterizado por la atrofia progresiva de las vainas de mielina que proporcionan protección y aislamiento a las células nerviosas.

A medida que las vainas de mielina se degradan, los nervios comienzan a sufrir daños directamente. Esto puede conducir a cambios sensoriales, motores y neurológicos que pueden variar en su gravedad. Eventualmente, muchos pacientes pierden cantidades significativas de función sensorial o motora.

A pesar de todo lo que los investigadores saben sobre la EM, mucho de la condición aún se nos escapa. No se ha establecido una sola causa raíz de la EM. La mayoría de los investigadores suponen que la enfermedad es de naturaleza autoinmune, causada por un funcionamiento defectuoso y respuestas inmunes demasiado agresivas que atacan las neuronas de los pacientes como si fueran patógenos extraños. Sin embargo, ese es solo el consenso: hasta el día de hoy, no estamos exactamente seguros de qué causa la EM.

La explicación más probable es que la EM simplemente no tiene una «causa» singular simple. Gran parte de la evidencia sugiere que, en lugar de una sola mutación genética o colección de mutaciones que causan la enfermedad, puede ser una combinación de factores genéticos y ambientales. Las mujeres tienen dos o tres veces más probabilidades que los hombres de tener síntomas recurrentes y remitentes, y se han observado antecedentes familiares. Sin embargo, fumar y la deficiencia de vitamina D también pueden aumentar la probabilidad de que alguien con síntomas eventualmente reciba un diagnóstico.

Actualmente, no existe cura para la esclerosis múltiple. Sin embargo, existen tratamientos que pueden ayudar a los pacientes a controlar sus síntomas. En particular, los pacientes pueden recibir tratamientos que aceleran su recuperación después de episodios agudos de síntomas comúnmente experimentados por muchos con EM.

Acerca de las Cadenas Ligeras de Neurofilamentos y la Búsqueda de Nuevas Métricas

Sorprendentemente, una de las partes más difíciles de proporcionar tratamiento es saber si el tratamiento está funcionando o no. ¿Cómo determinan los médicos cuándo proporcionar tratamiento? Más allá de eso, ¿cómo saben si un tratamiento es exitoso? Estas preguntas pueden ser particularmente problemáticas para quienes tratan la EM, para lo cual puede no haber una respuesta clara.

Ahí es donde entran en juego las cadenas ligeras del Memorial Healthcare Institute for Neurosciences and Multiple Sclerosis and Neurofilament de Michigan. Las NfL son proteínas que se encuentran en concentraciones variables en el citoplasma de las neuronas. Cuando las células nerviosas sufren daños (como en una lesión física o en pacientes con trastornos nerviosos degenerativos), las cantidades de esta proteína «se escapan» de las neuronas hacia el resto del cuerpo.

El Jefe de Neurología, Dr. Rany Aburashed, y el resto de su equipo en el Memorial Healthcare Institute serán algunos de los primeros investigadores en el país en estudiar el potencial de la medición de NfL para (con suerte) diagnosticar pacientes con esclerosis múltiple. En un estudio que con suerte involucrará hasta 1000 participantes, Aburashed y sus colegas intentarán medir la cantidad de NfL en la sangre de los pacientes. En teoría, las mediciones más grandes de NfL implicarían un mayor daño a las neuronas de un individuo, lo que podría ser causado por la esclerosis múltiple.

«NfL tiene el potencial de aumentar drásticamente nuestra capacidad para evaluar la actividad y el cambio de la enfermedad en tiempo real», dijo Aburashed sobre el estudio. Si NfL funciona, podría ayudar a los investigadores a rastrear no solo el progreso de la enfermedad, sino también la efectividad de cualquier tratamiento.

La capacidad de evaluar con precisión los niveles de NfL en sangre de las personas solo es posible gracias a la nueva tecnología. El análisis de sangre avanzado, llamado SIMOA, es consistente y confiable.


¿Qué opinas de este apasionante estudio? ¿Por qué es importante tener formas de «medir» la gravedad de la condición del paciente? ¡Comparta sus anécdotas, ideas y deseos con la comunidad Patient Worthy! Este artículo ha sido traducido al español lo mejor posible dentro de nuestras habilidades. Reconocemos que tal vez no hayamos captado todas las matices y especificidades de su región, por lo que si tiene alguna sugerencia o desea ayudarnos a refinar nuestras traducciones, envíe un correo electrónico a ideas@patientworthy.com

Share this post

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email