Investigadores Descubren Células Únicas del Sistema Inmunitario con Propiedades Únicas en la Esclerosis Múltiple

Según una historia de BioPortfolio, un equipo de científicos asociados con la Universidad de Zurich y otros han hecho un descubrimiento notable que podría revelar nueva información sobre el mecanismo de la enfermedad de la esclerosis múltiple, una enfermedad neurológica progresiva que causa daño nervioso y discapacidad. Sabemos que la esclerosis múltiple implica un mecanismo autoinmune en el cual ciertas células del sistema inmunitario atacan a las neuronas y evitan que su capacidad se comuniquen entre sí normalmente; Este nuevo descubrimiento nos ayudará a comprender la naturaleza de estas células.

Sobre la Esclerosis Múltiple

La esclerosis múltiple es una enfermedad neurológica que se caracteriza por el daño a la vaina de mielina, una cubierta protectora grasa, aislante que rodea las células nerviosas y les permite comunicarse de manera efectiva. Aunque no se ha determinado una causa precisa, la esclerosis múltiple se considera una enfermedad autoinmune, en la cual cierto desencadenante, como una infección, puede hacer que el sistema inmunitario ataque por error el tejido sano. Fumar y ciertas variantes genéticas también se consideran factores de riesgo para la enfermedad. Los síntomas incluyen visión borrosa, visión doble, ceguera en un ojo, entumecimiento, sensaciones anormales, dolor, debilidad muscular, espasmos musculares, dificultad para hablar y tragar, inestabilidad anímica, depresión, pérdida de coordinación y fatiga. Hay varios tratamientos disponibles para la enfermedad, pero no hay cura. La esperanza de vida de los pacientes se reduce ligeramente. Para obtener más información sobre la esclerosis múltiple, haga clic aquí.

La Célula T Helper

Los investigadores se han basado en tecnología altamente avanzada para analizar estas células, incluida la citometría de alta dimensión, el aprendizaje automático y la inteligencia artificial. Los investigadores encontraron que las células aberrantes eran un tipo de glóbulo blanco llamado células T auxiliares. Muestran características distintivas, como niveles elevados de la proteína de membrana VLA4 y el receptor de quimiocinas CXCR4. Además, las células T auxiliares producen GM-CSF, una citocina que está estrechamente relacionada con la neuroinflamación. Estas características dan a estas células la capacidad de desencadenar una respuesta inflamatoria y la capacidad de actuar sobre el sistema nervioso.

Estas células también se asociaron con el líquido cefalorraquídeo y las lesiones cerebrales que aparecen en pacientes con esclerosis múltiple. Los autores concluyeron que si bien parece que estas células T helper probablemente juegan un papel directo en el mecanismo de la enfermedad, se necesita más investigación para confirmar la asociación.

Echa un vistazo al estudio original en la revista científica Nature Medicine.


Share this post

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en print
Compartir en email