Niño Con Leucodistrofia Consigue Acariciar a Sus Animales Favoritos Gracias a la Fundación Make-a-Wish

De acuerdo con una historia de CBS Philly, a Jackson Guernsey, quien solo tiene dos años, le diagnosticaron una leucodistrofia rara hace solo seis meses. Mientras que la enfermedad ha estado pasando factura, el joven se ha estado manejando con una actitud positiva. Recientemente, gracias a la Fundación Make-a-Wish, Jackson realizó una visita a Hidden Valley Farms.

Acerca de la Leucodistrofia

La leucodistrofia es un grupo de trastornos genéticos que se caracterizan por la degeneración de la materia blanca del cerebro. Hay una serie de mutaciones genéticas que pueden hacer que la enfermedad se desarrolle, y todas ellas impiden la generación y el desarrollo normales de la vaina de mielina en el sistema nervioso central, una cubierta aislante y protectora que aísla las células nerviosas y son críticas para su desarrollo. marcha. Los síntomas y signos incluyen una cabeza inclinada hacia atrás, sensibilidad e irritabilidad anormales, rigidez muscular y espasticidad, epilepsia, pérdida de audición y visión, ataxia y pérdida de la función mental. Sin tratamiento, los pacientes finalmente entran en un estado vegetativo antes de morir. El tratamiento a menudo se enfoca en aliviar los síntomas, pero el trasplante de células madre y la terapia génica pueden ser útiles si se realizan temprano en el curso de la enfermedad. No se conoce ninguna cura para la leucodistrofia. Para obtener más información sobre la leucodistrofia, haga clic aquí.

La Historia de Jackson

La primera señal de que los padres de Jackson sabían que algo estaba muy mal fue cuando el niño se despertó un día y no pudo ponerse de pie. Fue un shock increíble cuando a la pareja le dijeron que Jackson tenía leucodistrofia. La historia es un caso terrible de mala suerte ya que ambos padres de Jackson, aunque no se vieron afectados por la enfermedad, fueron portadores de la mutación que podría causarla.

Jackson Guerney tiene un futuro incierto, y su familia realmente no sabe a qué ritmo progresará su enfermedad. Sin embargo, la visita a Hidden Valley Farms fue un día en el que se olvidaron tales preocupaciones. La familia Guerney pudo observar con gratitud cuando Jackson pudo acariciar y ver a su animal favorito: los caballos. Al menos para ese día, Jackson parecía otro niño de dos años.


Share this post

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
Cerrar menú