¿Se puede donar sangre con un diagnóstico de enfermedad de Lyme?

 

Las personas en todo el mundo están experimentando un momento de incertidumbre sin precedentes a medida que COVID-19 continúa extendiéndose. Sin embargo, esta pandemia también ha traído algo maravilloso: las personas se están uniendo para ayudar a sus conciudadanos. Pero hay preocupaciones sobre la donación de sangre. ¿A quién se le permite donar? ¿Pueden los pacientes con enfermedad de Lyme donar sangre?

Lea el artículo completo de ProHealth aquí.

¿Qué es la Enfermedad de Lyme?

Según los CDC, la enfermedad de Lyme es una enfermedad transmitida por garrapatas, donde los humanos contraen la enfermedad después de ser picados por una garrapata infectada con Borrelia burgdorferi.

Los síntomas de la enfermedad de Lyme pueden imitar a más de 100 otras enfermedades. Como resultado, muchos casos aún no se diagnostican. Los síntomas incluyen erupción cutánea, dolor de cabeza, fiebre y dolores corporales. Si no se trata, Lyme puede provocar trastornos del corazón y del sistema nervioso.

Erupción de la enfermedad de Lyme
Erupción de la enfermedad de Lyme. Fuente: CDC Photo Library

 

Las personas con enfermedad de Lyme también corren el riesgo de contraer otras enfermedades parasitarias o transmitidas por garrapatas. Por ejemplo, la Organización Nacional de Trastornos Raros descubrió que hasta el 25% de las personas con babesiosis, una enfermedad rara que afecta a los glóbulos rojos, también tenían la enfermedad de Lyme. Obtenga más información sobre la babesiosis aquí.

Etapas: Identificación de la Progresión de la Enfermedad

Hay tres etapas de la enfermedad de Lyme. Primero, Lyme «localizada tempranamente» se diagnostica y trata dentro de 1-4 semanas de exposición. Durante este tiempo, algunos pacientes pueden permanecer asintomáticos. Otros pueden experimentar fiebre, síntomas parecidos a la gripe o la erupción cutánea. El tratamiento es un curso de antibióticos de 28 días.

La segunda etapa es «diseminada tempranamente», lo que significa que se diagnostica y trata dentro de los 1-4 meses posteriores a la exposición. Los pacientes en esta etapa experimentarán síntomas más severos. La Dra. Tania Dempsey afirma que en este punto:

«La infección probablemente se ha infiltrado en las articulaciones, el sistema nervioso y otras partes del cuerpo».

Los pacientes en la etapa diseminada temprana deben buscar antibióticos con múltiples medicamentos para tratar la infección. Dejarla progresar podría conducir a la enfermedad de Lyme crónica.

En la etapa de «diseminación tardía», Lyme es diagnosticada y tratada después de 4 meses de exposición. En esta etapa, los pacientes pueden experimentar daños en el corazón y las articulaciones que podrían ser irreversibles. El tratamiento requiere antibióticos con múltiples medicamentos, ya que las bacterias que causan la enfermedad pueden volverse resistentes a uno o dos antibióticos. Obtenga más información sobre este requisito en un estudio de Johns Hopkins sobre el tratamiento de Lyme con tres antibióticos.

La Controversia de la Donación de Sangre

Es cierto que algunas enfermedades transmitidas por garrapatas pueden transmitirse a nuevos portadores a través de transfusiones de sangre. Lyme no se considera una amenaza para las enfermedades transferidas por la sangre. Sin embargo, los investigadores ven otra razón potencial para preocuparse: una tasa de crecimiento creciente, con hasta 300,000 nuevas infecciones cada año.

La enfermedad de Lyme ocurre 6 veces más que el VIH/SIDA, pero con la investigación de Lyme recibiendo menos del 1% de los fondos otorgados a la investigación del VIH, simplemente no hay suficiente información sobre si Lyme realmente puede representar una amenaza. Esta información se vuelve aún más confusa cuando se consideran las diferentes etapas de la enfermedad, desde su aparición hasta la enfermedad de Lyme crónica o el síndrome de enfermedad de Lyme posterior al tratamiento (PTLDS, por sus siglas en Inglés).

Investigación Previa

Un estudio de 2006 encontró que las bacterias que causan la enfermedad de Lyme podrían transferirse a ratones a través de una transfusión de sangre. Sin embargo, a pesar de que la Organización Mundial de la Salud afirma que la enfermedad puede sobrevivir a las temperaturas de almacenamiento de sangre, no se han observado casos de Lyme transferidos por transfusión en humanos.

¿El único problema? Esto no significa que en realidad no haya habido casos. Realmente no hay regulaciones sobre la prueba de donantes de sangre para detectar la enfermedad de Lyme, y las pruebas actuales no siempre son precisas. Condiciones similares causadas por Treponema pallidum Las bacterias requieren que los pacientes esperen un año antes de la donación de sangre. Esto sugiere que los pacientes con Lyme deberían esperar más tiempo después del tratamiento para donar, o que se completen pruebas serológicas adicionales para identificar portadores asintomáticos.

Entonces, ¿es seguro para los pacientes donar sangre?

¿Sus síntomas están activos o resueltos?Según los CDC, si todavía está tomando antibióticos activamente como tratamiento, no es elegible para donar sangre. Algunos lugares, como la Cruz Roja Americana, no tienen tiempo de espera para la donación de sangre después de terminar el tratamiento. Otros, como Vitalint, requieren que los pacientes completen un ciclo de antibióticos de 21 días dentro de los 30 días de su diagnóstico original.

Si tiene síntomas o no, contribuye directamente a su capacidad de donar sangre. Los síntomas activos incluyen fiebre o sarpullido; Si está experimentando esto, no done sangre. Sin embargo, si tiene síntomas derivados de la enfermedad crónica de Lyme, como fatiga o artritis, eso no le impedirá donar.

Conclusión Final

En última instancia, si tiene la enfermedad de Lyme crónica o alguna coinfección, o no tiene claro su estado de salud, no debe donar sangre. Si sus síntomas se han resuelto, la mayoría de los centros de donación le permitirán donar sangre. Considere hablar con su especialista de Lyme para tomar la decisión más informada.


Jessica Lynn

Jessica Lynn

Jessica Lynn has an educational background in writing and marketing. She firmly believes in the power of writing in amplifying voices, and looks forward to doing so for the rare disease community.

Share this post

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email