Enfermedad Inflamatoria Intestinal: La Inflamación Crónica Puede Causar una Evolución Divergente en las Células del Colon

por Danielle Bradshaw de In The Cloud Copy

Se recolectaron células de colon sanas y enfermas y se compararon entre sí en un estudio reciente para descubrir por qué la enfermedad inflamatoria intestinal puede conducir a una mayor probabilidad de desarrollar cáncer colorrectal hasta el nivel molecular.
Durante el estudio, los equipos del Hospital de la Universidad de Cambridge y del Instituto Wellcome Sanger descubrieron que el ADN dentro de las células del colon con EII cambia a un ritmo más rápido (más del doble) que las células dentro de un colon sano. Se ha descubierto que la tasa acelerada de cambio aumenta las posibilidades de que estas células enfermas experimenten transformaciones en su ADN que podrían conducir a cánceres.

El estudio (que fue publicado en Cell) también encontró que la integridad estructural del colon se ve alterada por la inflamación crónica que viene con la EII y esto ayuda a distribuir las células en un área irregularmente grande. Con todo, este estudio sobre las células del colon ha proporcionado una gran comprensión de los efectos de la EII en los cánceres colorrectales y en el propio cuerpo.

¿Qué es la Enfermedad Inflamatoria Intestinal?

La enfermedad inflamatoria intestinal, en realidad, se refiere a enfermedades (enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa) donde la inflamación del sistema digestivo es un síntoma importante. De 1990 a 2017, alrededor de 6.8 millones de personas han sido diagnosticadas con EII. Aunque los científicos e investigadores no han descubierto con precisión qué causa la enfermedad, se cree que la inflamación intestinal es causada por la reacción negativa del sistema inmunológico a los microbios intestinales de una persona.
Las personas que tienen alguna forma de EII tienen una mayor probabilidad de desarrollar cánceres gastrointestinales en comparación con otras personas, lo cual es solo una de las razones por las que el tratamiento es importante. Las personas que padecen EII deberán ser monitoreadas regularmente para disminuir las posibilidades de que esto ocurra y es posible que incluso necesiten (o deseen) que se les extirpe todo el colon para reducir el riesgo.

El Proceso y los Procedimientos del Estudio

Para realizar el estudio, el personal médico del Hospital Addenbrooke recogió muestras de tejido de colon de 46 de sus pacientes con EII, así como su historial médico y de tratamiento (anónimo). Los investigadores del Instituto Wellcome Sanger tomaron las muestras y cortaron 446 criptas intestinales separadas (pequeñas bolsas que juntas forman el tejido del colon; es donde se almacenan las células madre para la regeneración del epitelio intestinal) para que pudieran secuenciar el genoma completo, descubrir el ADN completo. secuencia del tejido de una sola vez: las muestras.

Una vez secuenciadas, las muestras se examinaron para que el equipo de investigadores pudiera averiguar qué tan rápido cambiaría el ADN del tejido, cuál es la relación genética entre las criptas y si había genes que estaban anormalmente mutados. Luego, el equipo tomó estas mismas muestras de tejido y las correlacionó con secuencias de 41 personas sin EII (estas muestras se separaron en 412 criptas separadas) para que pudieran ver claramente cómo la inflamación crónica afectaba el ADN.

Resultados del Estudio

Después de que se completó el estudio, se descubrió que el ADN del tejido del colon de la EII había cambiado dos veces en comparación con lo que se podía encontrar en el tejido no enfermo. También descubrieron que cuanto más tiempo padecía la persona de la enfermedad, más posibilidades tenía de observar la transformación.

También se descubrió que hubo una especie de proceso evolutivo en el que algunas mutaciones genéticas se seleccionaron positivamente y que algunas de estas mutaciones se incrementan dentro de genes que están conectados con el cáncer de colon. La observación de este proceso ha proporcionado información muy necesaria sobre la relación entre algunos cánceres y la EII. Esta investigación también ha proporcionado pruebas de que, de hecho, se produce la selección positiva de mutaciones dentro de los genes de regulación del sistema inmunológico y en la capacidad de las células del colon para evitar las bacterias en su interior.

Antes de que se realizara este estudio, no había explicación para el hecho de que en algunos brotes de EII, el mismo trozo de tejido generalmente terminaba inflamado. Se pensó que esto era el resultado de cambios permanentes dentro del colon. Sin embargo, estos resultados parecen indicar que las mutaciones genéticas pueden ser las culpables. Parece que ciertas mutaciones seleccionadas positivamente dentro de los genes encargados de la regulación inmunológica ocurren en las mismas partes del intestino que se ven afectadas por la inflamación.

El Dr. Carl Anderson (autor principal del estudio del Instituto Wellcome Sanger) dice que, si bien ya se sabía que los cambios en el ADN pueden causar la aparición de cáncer, no estaban seguros de cómo se relacionaba con enfermedades como la EII. Él dice que su estudio mostró que los cambios dentro de las células que recubren el intestino posiblemente estén relacionados con la aparición de la EII. El estudio de las mutaciones dentro de las enfermedades puede ayudarnos a comprender mejor la biología de las enfermedades y a identificar los posibles objetivos de los medicamentos.

Mira el artículo original aquí.

Share this post

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
Cerrar menú