Comorbilidades en el Síndrome Antifosfolípido Frente a la Artritis Reumatoide

por Lauren Taylor de In The Cloud Copy

Una comorbilidad ocurre cuando hay una o más enfermedades o afecciones adicionales que coexisten con la condición primaria. En este caso, estamos examinando las comorbilidades que ocurren en pacientes con síndrome antifosfolípido y artritis reumatoide y la carga que estas comorbilidades ocasionan en los pacientes.

El síndrome antifosfolípido es una condición autoinmune que ocurre cuando el sistema inmunológico del cuerpo crea anticuerpos que hacen que la sangre se coagule mucho más fácilmente de lo que debería. El resultado de esto pueden ser coágulos de sangre peligrosos en todo el cuerpo, incluso en las piernas, los riñones, los pulmones y el cerebro. Actualmente no existe una cura para esta afección y los pacientes deben tomar medicamentos que reduzcan la probabilidad de que se formen coágulos de sangre.

La artritis reumatoide es un trastorno autoinmune que ocurre cuando su cuerpo ataca por error sus propios tejidos corporales, causando daños que pueden afectar el revestimiento de las articulaciones. Este daño provoca una inflamación dolorosa que puede provocar erosión ósea y deformidades articulares. Esta inflamación que está presente con la artritis reumatoide también puede causar daño a otras partes del cuerpo. Al igual que el síndrome antifosfolípido, no existe cura para la enfermedad, pero puede tratarse con medicamentos.

Comorbilidades Asociadas con el Síndrome Antifosfolípido y la Artritis Reumatoide

Un estudio reciente publicado en Rheumatology sugiere que las tasas de carga de comorbilidad en el síndrome antifosfolípido (SAF) son comparables a las tasas observadas en la artritis reumatoide (AR). Hubo similitudes en las tasas de prevalencia de comorbilidad entre SAF y AR con las condiciones de neoplasias y apnea obstructiva crónica del sueño. Parece que las tasas de accidente cerebrovascular, enfermedad de las arterias coronarias, osteoporosis, depresión e hipertensión fueron más altas en pacientes con SAF en comparación con aquellos con AR.

Los investigadores querían comparar las muchas comorbilidades y sus tasas entre pacientes con AR y SAF. Para ello, inscribieron a 326 pacientes con diagnóstico de SAF que fueron emparejados por edad y sexo con 652 pacientes con AR. Las edades medias fueron similares entre los dos grupos, así como las dosis medias diarias de corticosteroides, los índices de masa corporal y la duración de la enfermedad. Los pacientes con SAF se dividieron en pacientes con SAF primario (PAPS, por sus siglas en Inglés) y lupus eritematoso sistémico (LES) con SAF (SLE-APS).

Al comparar las probabilidades de sufrir un accidente cerebrovascular, el grupo de APS fue mucho más probable, con un 20.3% en comparación con un 1.4% en el grupo de AR. Los pacientes con SAF también eran más propensos a sufrir enfermedad de las arterias coronarias (razón de probabilidades del 4.9% frente al 2.0%), hipertensión (razón de probabilidades del 29.8% frente al 20.9%), depresión (razón de probabilidades del 16.3% frente al 10.1%) y osteoporosis (razón de probabilidades del 20.3%). ratio frente al 14.1%). Las tasas de obesidad, EPOC, hiperlipidemia y diabetes mellitus fueron comparables entre pacientes con SAF y AR.

Estos números mostraron a los investigadores que se justifica una mayor investigación sobre el manejo apropiado de las comorbilidades en pacientes con SAF, y particularmente en pacientes con lupus con SAF, ya que la enfermedad de las arterias coronarias, la hipertensión arterial y la osteoporosis eran mucho más prevalentes en estos pacientes. Asegurar un diagnóstico y un tratamiento adecuados en estos pacientes podría ayudarles a controlar las diversas comorbilidades que pueden acompañar a estas enfermedades debilitantes.

Aprende más sobre esta historia aquí.

Share this post

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email