No Hay Relación Entre la Vacuna Contra el Virus del Papiloma Humano y los Síndromes de Disfunción Autónoma

por Lauren Taylor de In The Cloud Copy

La vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH) se ha estado administrando a adolescentes y adultos jóvenes en todo el mundo durante más de una década. Ha tenido un gran éxito, como se dice, para prevenir algunos cánceres, pero algunos padres y pacientes dudan en recibir la vacuna, ya que temen la posibilidad de efectos secundarios. En particular, ha habido rumores de vínculos entre la vacuna contra el VPH y síndromes de disfunción autónoma comoel síndrome de taquicardia ortostática postural, el síndrome de fatiga crónica y el síndrome de dolor regional complejo.

Se realizó un estudio en Dinamarca para evaluar si existía alguna validez en las afirmaciones de un vínculo entre la vacunación y cualquiera de las afecciones mencionadas anteriormente. Se eligió Dinamarca como lugar de estudio debido a que sus registros nacionales dan fácil acceso a quienes han sido vacunados y no.

Métodos de Estudio

Se desarrolló una cohorte de estudio que incluía a todas las participantes femeninas que nacieron en Dinamarca y tenían entre 10 y 44 años de edad en el período de tiempo de 2007 a 2016. También se incluyó el estado de la vacuna contra el VPH, así como el diagnóstico o posible diagnóstico de síndrome de dolor regional complejo, síndrome de taquicardia ortostática postural y síndrome de fatiga crónica. Este estudio se realizó finalmente debido a la preocupación del público sobre la seguridad de esta vacuna.

Resultados del Estudio

El estudio encontró que 529,547 mujeres recibieron al menos una dosis única de la vacuna tetravalente contra el VPH. La mediana de edad a la que se administró la vacuna fue de 12.6 años para las niñas de entre 10 y 17 años y de 24.3 años para las mujeres de entre 18 y 44 años. Los tres síndromes mencionados se observaron en 869 de los participantes del estudio, lo que equivale a una tasa de incidencia de 8.21 por 100,000 personas. El síndrome más comúnmente visto fue el síndrome de dolor regional complejo, con 535 participantes informando, seguido de 198 participantes con síndrome de taquicardia ortostática postural y síndrome de fatiga crónica que afecta a 136.

Se observó un aumento en las tasas de incidencia para todos los síndromes durante el período de estudio y fue especialmente prominente para el síndrome de taquicardia ortostática postural. Todos los síndromes vieron las tasas de incidencia más altas en niñas que se encuentran en el rango de edad de la adolescencia. Mientras que la incidencia del síndrome de taquicardia ortostática postural disminuyó considerablemente con la edad, los otros dos síndromes mostraron un aumento marginal con la edad. En las niñas de 10 a 17 años, la mediana de edad a la que se realizó el diagnóstico fue de 14 años, mientras que la mediana de edad al diagnóstico fue de 33.3 años en el rango de edad de 18 a 44 años.

Conclusiones

No parece que exista una asociación notable entre la vacunación tetravalente contra el virus del papiloma humano y las tasas de diagnóstico de síndrome de taquicardia ortostática, síndrome de dolor regional complejo y síndrome de fatiga crónica. Otros estudios de este tipo se han realizado analizando cualquier asociación entre la vacunación contra el VPH y los síndromes con disfunción autonómica. Los estudios en Finlandia, el Reino Unido y Noruega no han encontrado asociación entre la vacunación y estos síndromes. Después de revisar los resultados del estudio, los investigadores concluyeron que la vacuna tetravalente contra el virus del papiloma humano es segura para las niñas adolescentes, así como para la población adulta femenina que puede necesitar una vacuna de actualización. Si bien todos los estudios son limitados, el poder estadístico de este estudio les da a los investigadores confianza al decir que existe un riesgo poco probable entre la vacunación y el desarrollo de cualquiera de los síndromes mencionados anteriormente.

Obtenga más información sobre este estudio aquí.

Share this post

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email