Hepatitis Autoinmune, COVID-19 y Trasplantes de Hígado

 

COVID-19 y su rápida expansión global han sido inductores de ansiedad, por decir lo menos. Para los pacientes con enfermedades raras y sus familias, el crecimiento de COVID-19 también ha suscitado preguntas adicionales sobre salud, seguridad y tratamientos. Ahora, la Asociación Estadounidense para el Estudio de Enfermedades del Hígado (AASLD, por sus siglas en Inglés) está tratando de proporcionar pautas para hepatólogos, receptores de trasplantes de hígado y pacientes con hepatitis autoinmune durante este tiempo.

Según Internal Medicine News, la AASLD sugiere que los trasplantes de hígado deberían continuar. Sin embargo, ahora hay consideraciones adicionales para los pacientes inmunosuprimidos. Lea las ideas clínicas de AASLD aquí.

Acerca de la Hepatitis Autoinmune

La hepatitis autoinmune es una enfermedad inmune en la cual el sistema inmune comienza a atacar las células del hígado, lo que resulta en inflamación. La hepatitis autoinmune Tipo 1 es más común, pero el Tipo 2 es más común en niños.

Los síntomas incluyen fatiga, dolor en las articulaciones, erupciones cutáneas, ictericia y molestias abdominales. Sin tratamiento, la enfermedad puede progresar a cirrosis e insuficiencia hepática. Aunque los medicamentos como la prednisona o la azatioprina pueden suprimir las respuestas inmunitarias, generalmente se requiere un trasplante de hígado en los casos más graves. Obtenga más información sobre la hepatitis autoinmune en Patient Worthy.

Observando los Síntomas

Las pautas de AASLD serán útiles tanto para los pacientes como para los profesionales en el futuro. Sin embargo, ambos grupos también deben estar al tanto de cualquier síntoma creciente del paciente.

Normalmente, ciertos síntomas en receptores de trasplante de hígado o pacientes con hepatitis autoinmune pueden indicar rechazo celular o brote de enfermedad. 14-53% de los pacientes con COVID-19 experimentan niveles elevados de AST, ALT y bilirrubina.

Para los pacientes que experimentan estos síntomas, los médicos deben diferenciar entre brote de enfermedad, rechazo celular e infección por COVID-19. Además, para pacientes con COVID-19, los tratamientos experimentales como remdesivir y tocilizumab pueden ser hepatotóxicos o destructivos para las células hepáticas. Como tal, deben realizarse pruebas regulares de la función hepática.

Si usted es un paciente que recibe un trasplante previo o posterior al hígado, tiene hepatitis autoinmune o está siendo tratado con terapias inmunosupresoras, no tenga miedo de comunicarse con sus médicos si está preocupado.

Prueba COVID-19

Antes de que se apruebe cualquier cirugía, los pacientes deben hacerse la prueba de COVID-19. Los pacientes que son positivos para COVID-19 no son elegibles para la donación de órganos.

La prueba COVID-19 más precisa y sensible es el lavado broncoalveolar al 93%. Se inserta un broncoscopio en un área específica de los pulmones. Luego se agrega una cantidad medida de solución salina estéril antes de ser recolectada para su examen.

La siguiente prueba más sensible son los hisopos nasales al 63%, seguidos de los hisopos faríngeos al 32%. Los hisopos faríngeos se toman de la faringe, un área en la garganta.

Pautas de AASLD

«Información clínica para los proveedores de hepatología y trasplante de hígado durante la pandemia de COVID-19» incluye consejos sobre el mantenimiento de la salud del paciente y del proveedor, al tiempo que se manejan los tratamientos del hígado.

El AASLD alienta a los médicos a implementar políticas de contención y reducir las visitas no esenciales a los pacientes. Si bien aún es necesario realizar investigaciones sobre COVID-19, se presume que los pacientes con comorbilidades tienen más riesgo. Como tal, la AASLD pide a los médicos que presten especial atención a los pacientes:

  • Mayores de 60 años
  • Con cirrosis
  • Ser tratado por inmunosupresores (hepatitis autoinmune, pre/post trasplante de hígado)

Establecer Citas

Los médicos deben estar disponibles para telemedicina y ofrecer formas de mitigar la ansiedad del paciente durante este tiempo. No se deben hacer nuevas citas o consultas a menos que los pacientes experimenten síntomas graves como:

  • Función hepática Disminuida
  • Ictericia
  • Aspartato transaminasa (AST) o alanina transaminasa (ALT) niveles superiores a 500 U/L

Medicamento

Los hepatólogos no deben cambiar las dosis de medicación para los pacientes si no tienen COVID-19. Si un paciente recibe COVID-19, los médicos deben reducir la dosis de prednisona. Sin embargo, las dosis de prednisona deben ser de al menos 10 mg/día.

Si un paciente experimenta fiebre, neumonía o recuentos bajos de linfocitos (glóbulos blancos), se deben reducir las dosis de azatioprina, micofenolato e inhibidor de la calcineurina.

Si un paciente toma lopinavir o ritonavir, las dosis de tacrolimus deben reducirse a 1/20 – 1/50 del valor inicial.

Trasplantes de Hígado

A pesar de COVID-19, los trasplantes de hígado no deben posponerse hasta una fecha posterior. Sin embargo, cualquier procedimiento quirúrgico no esencial debe posponerse. El AASLD también afirma que:

«La respuesta inmune innata puede ser el principal impulsor de la lesión pulmonar debido a COVID-19 y la inmunosupresión puede ser protectora».

Como tal, los datos pueden sugerir que las terapias inmunosupresoras después de los trasplantes de hígado en realidad pueden proteger de algún daño COVID-19. Los pacientes que toman inmunosupresores no deben reducir ni suspender su medicación, incluso después de recibir un trasplante de hígado. Las medidas de protección adicionales incluyen distanciamiento social y lavado de manos.

Los médicos también deben evaluar la necesidad del paciente. Por ejemplo, los pacientes con enfermedad hepática en etapa terminal o carcinoma hepatocelular, un cáncer primario de hígado, deben tener prioridad para los tratamientos. Obtenga más información sobre el carcinoma hepatocelular aquí.

Además de los trasplantes de hígado, se deben realizar algunos otros procedimientos quirúrgicos necesarios. Estos incluyen la cirugía biliar (en el conducto biliar) y la colocación de derivaciones portosistémicas intrahepticas transyugulares, tubos que transportan sangre desde los órganos al hígado y desde el hígado al corazón.


Jessica Lynn

Jessica Lynn

Jessica Lynn has an educational background in writing and marketing. She firmly believes in the power of writing in amplifying voices, and looks forward to doing so for the rare disease community.

Share this post

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email