Una Observación de los Mecanismos de Afrontamiento y la Calidad de Vida Diferentes y Superpuestos Entre los Pacientes de Parkinson

por Danielle Bradshaw de In The Cloud Copy

Se realizó un estudio para averiguar cómo las personas con la enfermedad de Parkinson afrontaban la enfermedad en su vida diaria, identificar los mecanismos de afrontamiento y determinar qué tenían en común entre sí. Puedes encontrar el estudio original aquí.

¿Cuál es el Objetivo del Estudio?

Este estudio fue inmensamente importante porque la naturaleza progresiva del Parkinson, junto con el hecho de que la enfermedad puede tener efectos físicos (motores y no motores), mentales y emocionales en los pacientes, significa que con el tiempo, los pacientes perderán más y más de su independencia.

Debido a que los pacientes no pueden recuperarse de la enfermedad a largo plazo, es importante que encuentren formas de lidiar con el daño resultante que les ayude a mantener una calidad de vida saludable. El objetivo principal era observar los puntos en común de los métodos de afrontamiento para que se puedan crear y emplear mecanismos de afrontamiento productivos y saludables.

¿Cómo se Realizó el Estudio?

Por lo general, hay dos formas en que una persona puede afrontar el Parkinson. Existe la forma pasiva, centrándose en los sentimientos de impotencia que pueden experimentar muchos pacientes, o la forma activa, cambiando el entorno circundante para satisfacer sus necesidades. El método pasivo se relacionó con mayor frecuencia con tasas más altas de depresión y deterioro físico, mientras que el afrontamiento activo se asoció con una mejor salud general.

El estudio se realizó en una región de habla Alemana, por lo que las dos opciones principales para evaluar cómo los pacientes se enfrentaron fueron el Cuestionario de Afrontamiento de Friburgo o las Escalas de Afrontamiento de Trier. Al final, sin embargo, se decidió utilizar el Cuestionario de afrontamiento de Essen (ECQ) en su lugar, ya que las dos primeras opciones eran demasiado limitantes psicométricamente y se utilizan y discuten con bastante frecuencia (y de forma crítica) en toda la literatura médica. El ECQ, por otro lado, se enfoca en los rasgos de la persona que se enfrenta a una enfermedad en particular y nunca antes se había utilizado en la investigación de la EP.

Para garantizar que se obtuviera una imagen completa de cada participante, el estudio también empleó el uso de:

  • Escala de calificación de la enfermedad de Parkinson (UPDRS): I mide la vida diaria con características no motoras, II mide exámenes motores y III mide las complicaciones motoras.
  • cuestionario de síntomas no motores (NMS-Quest) y estadificación de Hoehn & Yarh: se utiliza para medir los síntomas motores y no motores del paciente.
  • Evaluación cognitiva de Montreal (MoCA): se utilizó para medir la funcionalidad cognitiva entre los participantes.
  • Inventario de depresión de Beck (BDI): se utiliza para medir el peso de los síntomas depresivos entre los participantes mediante autoinformes. La depresión en sí fue etiquetada como BDI>15.
  • German Short Fort 36 v0.1 (SF-36): midió la calidad de vida (relacionado con la salud) entre los participantes. Sus medidas abarcaron funcionalidad social, funcionalidad física, roles físicos, salud general, dolor corporal, roles emocionales, salud mental y vitalidad.

El Diseño del Estudio

Este fue un estudio de cohorte transversal que se realizó entre Mayo de 2017 y Septiembre de 2018 en el Departamento de Neurología del Hospital Universitario de Jena. Hubo 200 participantes en total, 162 de los cuales tenían Parkinson (42 de ellos fueron vistos durante las citas con los pacientes y 158 de ellos fueron encuestados durante su estadía en la sala de neurología de DP). Sin embargo, 38 de los 200 tuvieron que ser eliminados del estudio, ya que faltaban datos con respecto a la EP (9) o la demencia (29).

Los Resultados del Estudio

Los resultados del estudio mostraron que aquellos que usaron un estilo de afrontamiento más activo para lidiar con su EP vieron una duración más corta de la enfermedad (1.7%), menos problemas motores (UPDRS II – 1.0% UPDRS III – 4.0%), una disminución carga motora (NMS-Quest – 4.8%), aumento de la cognición (MoCA – 3.6%) y, en general, síntomas depresivos más bajos (BDI p<.1%)

De los 162 participantes, el 24% tenía mecanismos de afrontamiento pasivos y activos superpuestos, siendo los más comunes el afrontamiento centrado en la actuación / problema junto con el distanciamiento y la autopromoción. En comparación con los pacientes con afrontamiento pasivo, el grupo de superposición tuvo una duración de la enfermedad más corta (2,3%) y menos síntomas depresivos (0,1%). El grupo de superposición, sin embargo, tenía una cognición más baja (4,5%) en comparación con el grupo de afrontamiento estrictamente activo. El grupo de superposición también tuvo un puntaje SF-36 que se ubicó en algún lugar entre los que se enfrentan de forma activa o pasiva.

Aprende más sobre esta historia aquí.

 

Share this post

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
Cerrar menú