Los Investigadores Encuentran Bacterias Intestinales que Pueden Cambiar la Sangre Tipo A al Tipo O

Donaciones de Sangre

Para muchas personas que viven con una enfermedad rara como la beta talasemia, hemofilia, anemia aplásica, síndromes mielodisplásicos, leucemia promielocítica aguda y otras, las transfusiones de sangre no son infrecuentes. Para algunos, son parte de su rutina normal. Para otros, es una necesidad inesperada durante una emergencia. Para otros aún, tal vez nunca necesiten una transfusión, pero serán donantes de por vida. Desafortunadamente, a pesar de los miles de almas que brindan donaciones, hay una escasez constante en los Estados Unidos y otras áreas del mundo.

Se estima que en un solo día, los hospitales en los Estados Unidos utilizan aproximadamente 35,000 pintas de sangre. Esto incluye transfusiones de sangre de rutina, cirugías de emergencia y operaciones programadas.

Uno de los problemas es que hay cuatro tipos diferentes de sangre: A, B, AB y O. Cuando alguien con sangre tipo A recibe el tipo B, los antígenos sanguíneos provocan una respuesta inmune y los glóbulos rojos son atacados. Esto significa que si tiene el tipo A, no puede recibir el tipo B y viceversa. Sin embargo, cualquier persona puede recibir el tipo O porque los antígenos de azúcar que causan esta respuesta no están presentes en el tipo O. Por esta razón, el tipo O se denomina tipo de sangre universal.

No solo es conveniente que cualquiera pueda recibir una infusión de tipo O, sino que es esencial en situaciones de emergencia cuando no hay tiempo para examinar el tipo de sangre del paciente.

Los investigadores han investigado convertir el tipo A (que es el más común de todos) en el tipo O en el pasado, sin éxito. Pero un nuevo descubrimiento ha traído una nueva promesa a esta idea, que literalmente podría salvar vidas.

Un Nuevo Descubrimiento

Al principio, los investigadores intentaban eliminar los antígenos de «definición A» de la sangre tipo A. El problema es que para hacer esto usaron enzimas que no eran muy eficientes y no se podía hacer económicamente. Esta investigación se prolongó durante 4 años.

Pero Stephen Withers, de la Universidad de British Columbia, tuvo una idea nueva que nunca antes había sido examinada. Él y su equipo comenzaron a buscar enzimas entre las bacterias intestinales humanas. Pensaron que esto podría funcionar porque el intestino está recubierto de mucinas, una combinación de proteína de azúcar que es muy similar a los antígenos de azúcar que se encuentran en la sangre tipo A. Hay enzimas específicas en el intestino que digieren las mucinas, y el equipo comenzó a investigar la posibilidad de usar estas enzimas para convertir el tipo A.

Al principio, los resultados fueron desalentadores. Pero pronto, el equipo de investigación encontró algo emocionante. Combinaron dos enzimas encontradas en la bacteria intestinal Flavonifractor plauti. Al agregar pequeñas cantidades de estas dos enzimas a la sangre de tipo A, fueron capaces de eliminar eficazmente los antígenos del azúcar.

Si bien este hallazgo novedoso es extremadamente emocionante, los investigadores dejan claro que todavía hay mucho trabajo por hacer. Un problema que surgió en estudios anteriores fue que no se habían eliminado todos los antígenos. El equipo debe asegurarse de que 1- todos los antígenos hayan desaparecido y 2- nada más haya sido alterado inadvertidamente en la sangre, lo que podría causar problemas graves.

Dicho esto, si esta investigación continúa produciendo resultados positivos, podría cambiar completamente el juego para las donaciones de sangre y los pacientes con enfermedades raras que dependen de las transfusiones.

La sangre tipo A en los EE. UU. Comprende aproximadamente 1/3 de todo el suministro de sangre. Si toda esta sangre pudiera convertirse al tipo O, la disponibilidad del tipo de sangre «universal» casi se duplicaría. Los investigadores se han centrado en el tipo A porque es el más común, pero este estudio también podría expandirse al tipo B de sangre. Esto también, aumentaría significativamente la disponibilidad de tipo O.

Estos hallazgos han sido publicados en Nature Microbiology.

«Esta es la primera vez, y si estos datos se pueden replicar, ciertamente es un gran avance».

Puedes leer más sobre estos hallazgos novedosos aquí.


Share this post

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
Cerrar menú