La Curiosa Búsqueda de Oliver Sacks de Ponerse en la Cabeza de los Pacientes con Trastornos Neurológicos Raros

Oliver Sacks es querido por sus libros más vendidos que detallan estudios de casos de trastornos neurológicos raros. Sacks creó un nicho cuando combinó su trabajo como neurólogo con cuentos caprichosos. Su dedicación y curiosidad por las peculiaridades de nuestros cerebros proporciona una mirada interna a las grietas de la perspectiva humana. Las anormalidades neurológicas más inusuales son poco exploradas, y Sacks se sumerge en la mente con la precisión de un médico.

La Experiencia Personal de Sacks con lo Inusual

El New York Times le otorgó el título de «El Poeta Laureado de la Medicina», una descripción adecuada de la habilidad de Sacks para tejer cuentos de enfermedades verdaderas con la historia de una novela, llevando deliciosamente a los lectores a los espacios inusuales que nuestros cerebros pueden ir.

Su encanto personal brilla a través de su trabajo. Él no es su médico en un trono alto, sin experiencia personal. Más bien, la honestidad y vulnerabilidad de su escritura personal se encontró en sus frecuentes funciones en el New York Times, The New Yorker y sus propias novelas, que cuentan sus propias experiencias con lo anormal. Su uso frecuente de drogas, particularmente su interés en alucinógenos, se utiliza para iluminar su comprensión de lo inusual. Escribe sobre sus propias alucinaciones que resultaron de las drogas o la abstinencia de drogas.

Los Escritos de Sacks Sobre Trastornos Neurológicos Raros

Para desarrollar empatía, uno debe entender a los demás más profundamente, y la experiencia personal es pertinente para esto. Tiene un libro sobre su propia experiencia con Prosopagnosia, una enfermedad que causa la incapacidad de reconocer rostros. Incluso su propio reflejo podría ser irreconocible. Cuenta la historia de esta enfermedad en su libro «El Hombre que Confundió a su Esposa con un Sombrero», y utiliza sus historias personales. Utiliza estudios de casos que muestran la fortaleza de los pacientes, que a menudo superan situaciones que aparentemente alteran la vida de manera incurable para hacer que las circunstancias sean habitables. Cubre una amplia gama de afecciones en sus libros, incluida la enfermedad de Parkinson, el síndrome de Tourette, la agnosia visual, el autismo y más.

Tiene una habilidad extraordinaria para explicar su mundo con optimismo y admiración, encontrando el don en la diferencia y las experiencias humanas extremas. Por ejemplo, escribe que el autismo «puede desempeñar un papel paradójico, al poner de manifiesto poderes latentes, desarrollos, evoluciones, formas de vida que tal vez nunca se vean, o incluso se puedan imaginar, en su ausencia».

Una característica de explorar el mundo médico raro es que su necesidad sin explotar está llena de potencial. La capacidad de Sacks para fusionar las artes y las ciencias le otorgó un papel único en el campo, convirtiéndose en un experto principal en la narración de historias médicas de no ficción.

Como estudiante de medicina, se dio cuenta de sus grandes preguntas, escribió en el New Yorker: «Cuando me gradué como médico, a fines de 1958, sabía que quería ser neurólogo, saber cómo el cerebro encarnaba la conciencia y a sí mismo y a comprender sus asombrosos poderes de percepción, imágenes, memoria y alucinaciones. Una nueva orientación estaba entrando en neurología y psiquiatría en ese momento «.

Después de una vida de psiquiatría y escritura, creó una «Fundación Oliver Sacks» sin fines de lucro que promueve el uso de estudios de casos reales para explorar el cerebro, creando una narrativa de no ficción con la perspectiva humana de una narrativa.

Trabajo Final de Sacks

Una de sus publicaciones finales fue «Gratitud», una serie de ensayos que escribió al enterarse de su muerte inminente debido a un cáncer latente que ahora se había metacizado incurablemente en su hígado. En la moda típica de Sacks, él se sumerge matemáticamente en sus emociones. Reconoce lo que su vida ha logrado, lo que desea haber perseguido y no haber logrado. Explora lo que ha logrado en su carrera dedicada y aprendizaje permanente.

En esta reflexión, escribe: “Mi sentimiento predominante es de gratitud. He amado y he sido amado. Me han dado mucho y he dado algo a cambio. Sobre todo, he sido un ser sensible, un animal pensante, en este hermoso planeta, y eso en sí mismo ha sido un enorme privilegio y aventura «.

Oliver Sacks murió a los 82 años después de una vida bien vivida.

 


Follow us