¿Pueden Los Pacientes Renales Crónicos Someterse a un Procedimiento de TAVR?

Los pacientes con enfermedad renal crónica a menudo desarrollan estenosis aórtica, que requiere un procedimiento de reemplazo de válvula aórtica transcatéter (TAVR, por sus siglas en Inglés) para su tratamiento. Surge la pregunta: ¿un procedimiento TAVR empeorará la función renal de los pacientes con ERC? Según Cardiovascular Business, esta cirugía no causa ningún daño e incluso podría ayudar a la función renal.

Acerca de la Enfermedad Renal Crónica (ERC)

La enfermedad renal crónica (ERC) ocurre cuando hay daño en los riñones que progresa con el tiempo. Aproximadamente 26 millones de adultos en los Estados Unidos se ven afectados por la ERC. A menudo es el resultado de otra afección, como diabetes, presión arterial alta y enfermedad renal poliquística, entre otras. Los pacientes experimentarán los síntomas de su primer trastorno junto con los efectos de la ERC, que incluyen ictericia, retraso del crecimiento, presión arterial alta, agrandamiento del hígado o del bazo, náuseas, falta de apetito, deficiencias de vitaminas, fatiga, problemas de sueño, debilidad, calambres y espasmos, cambios en la micción, picazón persistente, dificultad para respirar e hinchazón en los pies y tobillos. El tratamiento es sintomático y se centra en reducir las complicaciones y ralentizar la progresión. Los médicos pueden recetar diuréticos, medicamentos para la presión arterial alta, medicamentos para el colesterol, medicamentos para la anemia y suplementos para proteger los huesos. Si la ERC progresa lo suficiente, es posible que sea necesario realizar diálisis y trasplantes de riñón.

TAVR y ERC

Un estudio que se publicó en el Journal of the American College of Cardiology afirma que la cirugía TAVR no suele afectar la función renal en absoluto. Si lo hace, lo mejora. Los investigadores estudiaron los casos de más de 5,000 pacientes con ERC que se sometieron a la cirugía.

De los 5,000 pacientes, la mayoría experimentó una etapa estable o mejorada de la ERC siete días después de la cirugía. Esto es muy tranquilizador para los médicos y pacientes que no estaban seguros del riesgo de un procedimiento TAVR. Un editorial del estudio señala cuán útil es este conocimiento y cómo podría mejorar los resultados para los pacientes.

Share this post