Escasez de Hidroxicloroquina: ¿Qué Pasa con los Pacientes con Tastornos Autoinmunes?

Según CNBC, hay una escasez en todo el país de un medicamento muy importante: la hidroxicloroquina. Esto es algo sorprendente. Después de todo, la administración Trump ha expresado los beneficios potenciales del medicamento para los pacientes con COVID-19, a pesar de la falta de evidencia. Con la lucha pública por cualquier ayuda potencial, muchos todavía están dispuestos a probar la hidroxicloroquina. Pero, ¿dónde deja eso a las personas con enfermedades y trastornos autoinmunes, que requieren este medicamento para controlar sus síntomas?

Hidroxicloroquina

Los CDC describen la hidroxicloroquina como un medicamento para la artritis que también se puede usar para tratar la malaria. Los posibles efectos secundarios incluyen náuseas, dolor de estómago y dolor de cabeza. Sin embargo, los pacientes generalmente toleran la hidroxicloroquina mejor que otros antipalúdicos. Lea más sobre hidroxicloroquina aquí.

Además, es un tratamiento efectivo para pacientes con ciertas enfermedades autoinmunes que no han respondido a terapias previas. Estas condiciones incluyen lupus o, en el caso de Morgan Gleason de 21 años, dermatomiositis juvenil.

La Historia de Morgan

Morgan tiene un raro trastorno autoinmune llamado dermatomiositis juvenil (JDM,por sus siglas en Inglés), un subconjunto de dermatomiositis. Los pacientes con dermatomiositis juvenil experimentan inflamación muscular, de la piel y de los vasos sanguíneos. Algunos médicos creen que es causado por el sistema inmunitario del cuerpo que ataca o causa inflamación por error en las células musculares y los vasos sanguíneos.

Los síntomas de JDM incluyen debilidad muscular progresiva, erupción cutánea roja o violeta, problemas pulmonares, fatiga, úlceras estomacales y dolor muscular. JDM es incurable. Sin embargo, los pacientes pueden recibir tratamientos para ayudar a mejorar la función muscular y reducir la inflamación. Obtenga más información sobre JDM aquí.

Cuando Morgan experimenta brotes de JDM, experimenta una mayor debilidad muscular. A veces lucha con acciones como cepillarse el pelo o intentar completar la tarea. Pero Plaquenil, la marca de hidroxicloroquina, la ha ayudado a reducir o evitar estos brotes durante los últimos ocho años.

La hidroxicloroquina también beneficia a los pacientes con lupus, reduciendo aproximadamente el 50% de los brotes.

Ahora, Morgan teme que no podrá acceder a su tratamiento. Su farmacia, como muchas otras en todo el país, no tiene ninguna disponible. El reumatólogo Dr. Kenneth Kalunian dice que muchos de sus pacientes con lupus u otros trastornos autoinmunes también están luchando para obtener sus medicamentos tan necesarios.

¿Cual es el Problema?

Con el temor a la intensificación de COVID-19, muchos líderes gubernamentales han estado tratando de calmar al público. Desafortunadamente, esto ocasionalmente significa compartir información que puede o no ser cierta. La Administración Trump ha declarado en repetidas ocasiones que la hidroxicloroquina podría curar COVID-19, y Trump se refirió a ella como un «cambio de juego». Además de eso, algunas declaraciones han preguntado a los pacientes «qué tienen que perder» al probar el medicamento.

Como tal, las personas que no han sido diagnosticadas con COVID-19 o trastornos autoinmunes ahora están tratando de comprar la mayor cantidad de medicamento posible. La gente quiere almacenar el medicamento en caso de emergencia.

Pero, ¿qué significa esto para los pacientes con enfermedades autoinmunes que no tienen acceso a sus medicamentos?

El Dr. Anthony Fauci afirma que no hay forma de demostrar que la hidroxicloroquina beneficia a los pacientes con COVID-19 sin más pruebas. Muchos médicos y grupos de pacientes abogan por no comprar hidroxicloroquina a menos que sea necesaria. Por el contrario, hasta que se realice una investigación más firme, los pacientes con trastornos autoinmunes y otros que requierentratamiento con hidroxicloroquina deben ser los primeros en recibirlo.

Jessica Lynn

Jessica Lynn

Jessica Lynn has an educational background in writing and marketing. She firmly believes in the power of writing in amplifying voices, and looks forward to doing so for the rare disease community.

Share this post