Agradecido en Acción de Gracias

Hay una época del año en la que los árboles cambian de color, el aire se vuelve fresco y le echamos salsa a todo. Mientras escribo esto, veo a mi esposo riendo con sus padres que están de visita desde Inglaterra y recuerdo las cosas buenas de la vida.

El Día de Acción de Gracias es un momento maravilloso que nos recuerda aquello por lo que estamos agradecidos.

La realidad es que, a veces, vivir con una enfermedad dificulta ser consciente de lo que nos trae felicidad. Podemos optar por tomar este tiempo durante el Día de Acción de Gracias como nuestra propia práctica de atención plena, enfocándonos en lo que nos hace sonreír en el día a día.

Lo sé para mí, estoy agradecido por el maravilloso apoyo dentro de la comunidad de Lyme. Estoy agradecido con Rachael, mi compañera guerrera de Lyme, con quien hablo todos los días y sin ella no podría haber superado mi enfermedad. Lo que comenzó como una relación con un extraño en línea se convirtió rápidamente en una importante amistad para toda la vida.

Estoy agradecido por el hombre que estuvo a mi lado en mi peor momento, luchando por mí cuando no tenía la fuerza. Lyme nos enseñó lo que significa el matrimonio. Estoy agradecido por mis mascotas; también me han ayudado a superar mis peores momentos, pase lo que pase, me brindan risa y amor incondicionales.

Para ser honesto con usted, la mayoría de las veces, por lo general no me gusta u odio esta enfermedad, pero las veces que puedo salirme de todo, me siento sumamente agradecido por tener una perspectiva de esta vida que no muchas otras personas tienen. el privilegio de ver. Para mí, esta gratitud tiene el poder de eclipsar lo negativo si puedo permitirlo. Si puedo abordarlo y observar el bien que ha hecho, creo que puede haber belleza en cada una de nuestras circunstancias.

Este Día de Acción de Gracias, los insto a elegir la gratitud, aunque sea solo por el día. Si el día parece demasiado, pruébelo durante una hora. Las emociones positivas pueden ser más difíciles de encontrar cuando está enfermo, pero al igual que el trozo perfecto de piel de pavo crujiente, vale la pena el viaje para llegar a ellas.

Share this post

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email