Diálisis para Personas con SHU: Aprendiendo lo Básico

Muchos pacientes con enfermedades raras requieren algún tipo de tratamiento o terapia para controlar sus afecciones. En el caso del síndrome hemolítico-urémico atípico, o aHUS, esta terapia es diálisis. Conozcalos dos tipos principales de diálisis que se usan para reducir el riesgo de complicaciones de SHU.

Síndrome Hemolítico-Urémico Atípico (aHUS)

El síndrome hemolítico-urémico atípico (aHUS, por sus siglas en Inglés) es un trastorno (principalmente) hereditario que afecta negativamente la función renal. Esta condición, que puede ocurrir a cualquier edad, hace que se formen pequeños coágulos de sangre en los riñones. Normalmente, los riñones filtran el exceso de desechos, líquidos y sal del cuerpo. Entonces, estos coágulos sanguíneos causan daño renal. Además, la Organización Nacional de Trastornos Raros (NORD) explica que aHUSse clasifica por:

bajos niveles de glóbulos rojos circulantes debido a su destrucción, bajo recuento de plaquetas debido a su consumo e incapacidad de los riñones para procesar productos de desecho de la sangre y excretarlos en la orina.

Las toxinas causan el SUH típico. Sin embargo, el SHUa es 10 veces menos común que el SHUa. El aHUS tiende a afectar más a las mujeres, especialmente durante el embarazo. Los síntomas incluyen fatiga, irritabilidad, presión arterial alta, sangre en la orina e insuficiencia renal aguda. Las personas con SHU también tienen más probabilidades de desarrollar complicaciones que aquellas con SHU. Como resultado, hasta el 68% de los pacientes con SHU requieren diálisis para ayudar a filtrar los desechos.

Lea más sobre el síndrome hemolítico-urémico atípico.

Tipos de diálisis

Hemodiálisis para aHUS

La hemodiálisis ayuda a filtrar los desechos del cuerpo, al igual que lo harían los riñones si estuvieran sanos. Primero, se colocan dos agujas en el brazo de un paciente. Luego, se extrae sangre y se recicla a través de una máquina de diálisis. Específicamente, se ejecuta a través de un «dializador» o un filtro especial. Esto elimina los desechos mientras equilibra los niveles de sodio, calcio y potasio. La sangre limpia y filtrada se devuelve al cuerpo.

La hemodiálisis puede durar unas pocas horas y debe realizarse varias veces por semana. Esto ayuda a los pacientes con SHU al reemplazar parte de la función renal y mejorar la energía. En definitiva, esto conduce a una mejor calidad de vida. Aunque la hemodiálisis se puede realizar en el hogar, muchos pacientes visitan un hospital o consultorio médico. Aprende más aquí.

Diálisis peritoneal para aHUS

La diálisis peritoneal usa parte de su propio cuerpo, su peritoneo o revestimiento del abdomen, para ayudar a filtrar la sangre. Primero, los médicos colocan un catéter en una incisión abdominal. Luego, los médicos bombean dializado a través del catéter. Según el Kidney Fund, el dializado es una solución de limpieza que absorbe el exceso de líquido y desechos. Luego, los pacientes esperan un «tiempo de permanencia» entre 30 y 40 minutos. Finalmente, los desechos se drenan del cuerpo. El proceso se repite durante 4 a 6 horas. En general, esto se considera diálisis peritoneal ambulatoria continua (CAPD, por sus siglas en Inglés).

Sin embargo, la diálisis peritoneal también puede ser asistida por ciclos continuos (CCPD). Esto ocurre durante toda la noche mientras un paciente duerme usando una máquina cicladora. El CCPD generalmente toma alrededor de 9 horas para completar 3-5 ciclos.

Posibles Problemas con la Diálisis

Si tiene SHU, asegúrese de hablar con su médico acerca de la diálisis y los riesgos asociados. Éstas incluyen:

  • Calambres musculares o fatiga
  • Pericarditis o hinchazón alrededor de la membrana del corazón.
  • Aumento de peso
  • Hernia abdominal
  • Infección

Sin embargo, su equipo de atención lo ayudará a elegir la opción correcta para sus necesidades.

Jessica Lynn

Jessica Lynn

Jessica Lynn has an educational background in writing and marketing. She firmly believes in the power of writing in amplifying voices, and looks forward to doing so for the rare disease community.

Share this post

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
Cerrar menú